LA CINEASTA

Bijoyini Chatterjee es cineasta, fotógrafa y bailarina y es cofundadora de Onirica Productions. Nacida y criada en la India, fue introducida al mundo del cine por su madre Gayatri Chatterjee – una reconocida académica de cine, autora y cineasta.

Se mudó a Boston (EE. UU.) donde trabaja en cine y fotografía desde 2.008.

Su cortometraje When I Was (2010) fue seleccionado para el Festival de cine online de Colonia, y mostrado en el Festival de cortometrajes de Budapest (BuSho) en 2010.

Bijoyini fue directora asistente de Homes for Gods and Mortals (2010), de la cineasta india Gayatri Chatterjee. Colabora con muchos artistas internacionales, bailarines y formó parte de la iniciativa basada en Boston – Community Supported Film.

Síndrome de Flamenco (2018) es su primer documental largometraje.

Actualmente está trabajando en su segundo largometraje, Conference of the Birds (2020) sobre un grupo de 8 bailarines de países diferentes que se reúnen en Boston para interpretar un poema sufí del siglo XII con el mismo nombre.

Bijoyini también está trabajando en el documental What Happened to our Dreams (título provisional) sobre el retrato de la generación de los 60 del movimiento de contracultura que cambió el panorama social y cultural de un pueblo minero fantasma llamado Bisbee, AZ.

Ella vive y trabaja en la ciudad de la frontera sur de Bisbee, Arizona, con su compañero Juan Carlos Barrera Romero y su hija Adhara Alba, donde participan en proyectos de cine y música en ambos lados de la frontera de EE. UU. y México.

P1080127

NOTA

Síndrome de Flamenco es un encuentro entre mis dos pasiones: el cine y el flamenco. Mi investigación artística comienza con el deseo de conocer mejor el mundo mientras me guío por la curiosidad y la intuición. Durante esta exploración, a menudo encuentro que mis percepciones de las personas, los lugares y las relaciones están en permanente cambio. Mi trabajo se basa en este sentido de desorientación, mientras redescubro el mundo constantemente.

Estuve estudiando flamenco en los estudios de baile de Cambridge, EEUU durante varios años, antes de que pudiera viajar finalmente a Jerez de la Frontera (Andalucía, España) en 2009.

No estaba preparada para lo enamorada que me iba a sentir de la cultura gitana, la cultura flamenca de Jerez y las ciudades que la rodean. Fue en esta región donde los músicos itinerantes, que dejaron la India -mi país de origen- hace 1.000 años, se establecieron, después de siglos de migración en Asia Central y Europa. ¡Su encuentro con esta tierra fue culturalmente explosivo, dando a luz a la cultura que conocemos como Flamenco!

Tuve el gran honor de ser recibida y sentirme bienvenida en hogares andaluces y entablar una auténtica amistad con familias como la de Miguel. Este acceso único me inspiró a filmar sola y filmar con una pequeña cámara de video en lugar de mi equipo profesional de trabajo. Así, la cinematografía de Síndrome de Flamenco es orgánica y espontánea, dando como resultado una película íntima y sincera.

Juni2